De La Quiaca a Ushuaia por la Ruta 40

Por Luis Giannini

luiggigiannini@hotmail.com

El auditorio del St. Brendan’s College, un colegio argentino de origen irlandés fundado en 1966, ubicado en el barrio de Belgrano R, en la CABA, está completo. Es que reciben a uno de sus alumnos dilectos, Rodolfo Rossi, quien hace dos años, en 2015, cumplió un objetivo por demás ambicioso: correr la mítica Ruta 40 a los 40 años. El desafío de unir de punta a punta una de las carreteras más memorables del mundo entero por sus paisajes, su extensión y la variedad de regiones que recorre buscaba transmitir, por medio de los valores del deporte, que cualquier objetivo es posible si se realiza con pasión sumado el fin social de contribuir a que los jóvenes tengan mayores posibilidades para cumplir sus sueños. 113 días corriendo a través de 12 provincias, 5.596 kilómetros, llegando a los 5.000 metros de altura con climas extremos de hasta 14 grados bajo cero y vientos de 120 kms/h. Todo ello recobra fuerza hoy y es presentado en un filme realizado por el documentalista Carlos Pugliese y el lanzamiento del libro publicado por la Editorial Atlántida, Corre 40. Su autor es el mismo Rossi, con prólogo del reconocido locutor y presentador Pancho Ibáñez, donde relata en doscientas páginas no sólo la aventura de la ruta Libertador General Don José de San Martín y el sueño cumplido después de casi 4 meses, sino también las emocionantes historias, peripecias e imprevistos que acontecieron durante la travesía. “Corre 40 no es una mera crónica para especialistas o corredores. Es un testimonio ejemplar que entremezcla, con gran equilibrio, la historia, la geografía, la sociología, el humor y sinfín de experiencias de todo tipo. Una hazaña como la de Rodolfo Rossi no solo lo trasciende. Es algo que se derrama sobre todos los que fueron partícipes de una u otra forma, y a partir de ahora, sobre los que “re-corran” estas páginas” escribió Ibáñez al final de su prólogo.

Objetivo social

Esta hazaña de Rodolfo Rossi es orientadora tanto para  jóvenes como adultos hacia una perspectiva integral de vida saludable, promotora de experiencias de sana actividad deportiva pero también de la finalidad de colaboración con un objetivo social en diferentes proyectos educativos y de índole relativa a la sociedad como Fundación Ruta 40, Fundación Deportistas por la Paz, y el programa de Becas Abanderados Argentinos de la Universidad San Andrés. Objetivo felizmente cumplido gracias al apoyo de miles de personas y a la ayuda de los patrocinadores. La comercialización del libro sigue colaborando económicamente con estas fundaciones.  “En cada pueblo que alcanzamos y hasta en algunos tramos de la ruta se da una constante: se acercan chicos que preguntan, que tienen inquietudes, que corren algunos metros, que se esfuerzan, que se entusiasman, que se ilusionan, que se apasionan, que sueñan. Su chispa será el fuego sagrado del futuro. Verlos emociona y motiva. Tienen una vida de sueños por delante. Ya estoy en el tramo final del sueño de mi vida. Tengo el compromiso de cumplir el objetivo. Duele el cuerpo. Duele la distancia de la familia. Pero no les fallaré. Ellos tampoco fallarán. Llevarán a nuestro increíble país lejos, bien lejos. Solo debemos mostrarles que todo sueño, todo objetivo, con pasión, con preparación y con unión, es posible”, comentaba durante el itinerario el persistente Rodolfo Rossi, quien también fuera orgulloso representante nacional en los Mundiales de Ultramaratón de Taiwan y Qatar, además de campeón argentino de 100 km y récord sudamericano de 24 horas en cinta, con 212 km, reflejo de su gran esfuerzo y espíritu deportivo, el que quedó evidenciado en la rutina de las dos etapas por día, una a la mañana y otra a la tarde con los problemas en las rodillas, las infiltraciones, caídas y el quiebre de dos dedos de una mano. “Estuvimos en decenas de escuelas, algunas con cientos de alumnos, otras con menos de diez. En todas se percibe el esfuerzo, el amor y la vocación de sus docentes. Gracias al aporte de sponsors, logramos contribuciones para proyectos educativos de Fundación Ruta 40, Fundación Desarrollo a través del Deporte, y el programa de becas Abanderados Argentinos de la Universidad de San Andrés. Fue muy emocionante visitar la biblioteca de la escuela rural de Tres Lagos, recién inaugurada gracias a parte de estos aportes. Esta increíble aventura llegó a su fin. Me dejó muchísimo. Muchos amigos, mucho aprendizaje acerca de lugares que desconocía, muchos kilómetros compartidos con gente de una inmensa calidad humana, mucho calor humano a pesar del frío, mucha felicidad por lo vivido, aunque también nostalgia porque este sueño llegó a su fin. Entre todos unimos Argentina desde La Quiaca a Ushuaia. Todo sueño, con pasión, es posible”, manifiesta un emocionado Rossi. Correr la 40 a los 40, toda una fuente de inspiración.

www.corre40.com.ar

www.facebook.com/corre40

 

 

Compartir en:

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: El contenido está protegido